Saturday :: 25 / 10 / 2014

AdemásCOMPRAS | CURSOS | MIRÍADA X | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

El exceso de nutrientes perjudica la calidad del hueso

Desde el año 1998, el Grupo de Investigación de Enfermedades Metabólicas Óseas estudia las distintas variables que influyen en la calidad y cantidad del hueso.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Estudio de los huesos

Estudio de los huesos

El grupo alerta sobre los falsos mitos que imperan en el consumo de nutrientes y que afectan negativamente a la calidad del hueso.

En la biología no existen valores absolutos. El trabajo del grupo de investigación “Enfermedades metabólicas óseas” de la Universidad de Extremadura destierra muchas de las informaciones que bombardean la vida diaria del consumidor. 

¿Es beneficiosa la ingesta excesiva de calcio? ¿Y la práctica de ejercicio físico? 
La respuesta es sencilla: todo es beneficioso en su justo grado. Debe existir un equilibrio entre los distintos factores que forman parte de la vida diaria de los individuos para que puedan gozar de buena salud.

En el año 1998, los profesores de la Universidad de Extremadura Juan Diego Pedrera Zamorano, María de la Luz Canal Macías y María del Carmen Costa Fernández decidieron crear el grupo de investigación “Enfermedades Metabólicas Óseas” tras observar que no existía ningún equipo en la región dedicado a estudiar los parámetros que influyen en la calidad del hueso. Gracias a una dotación presupuestaria procedente de los Fondos FEDER pudieron hacerse con un equipo de densitometría y comenzar a trabajar.

En la actualidad el grupo cuenta con seis miembros más: Julián Fernando Calderón García, Jesús María Lavado García, María José López Rodríguez, Salvador Postigo Mota, María Trinidad Rodríguez Domínguez y Guillermo Téllez de Peralta, todos profesores de la UEx.

El grupo de “Enfermedades Metabólicas Óseas” mantiene el contacto con diversos grupos sociales a los que realizan exámenes periódicos o puntuales, dependiendo del segmento de población objeto de estudio. 

Es frecuente, que los médicos de los centros de salud les deriven pacientes de riesgo para diagnosticarles si sufren o no enfermedades relacionadas con la calidad del hueso como la osteoporosis. También realizan revisiones periódicas a los pacientes de Oncología y Nefrología del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres. 

Pero su ámbito de acción es mucho más amplio. Mantienen relación con diversas asociaciones de mujeres de distintos pueblos, con niños con tratamiento crónico con anticonvulsionantes…

Técnicas de trabajo
Cuando una persona llega a las dependencias del Grupo, ubicadas en la Escuela de Enfermería de Cáceres, lo primero que se le realiza es una historia clínica (características, antecedentes familiares, personales, dieta, consumo de medicamentos, ingesta de nutrientes…). A continuación se mide su composición corporal, es decir, conocer la cantidad de masa grasa y masa magra que tiene su cuerpo gracias a un equipo de bioimpedancia, ya que el hueso es solo un elemento más. 

Tras la evaluación, se realizan densitometrías para conocer la calidad de hueso, bien empleando equipos de ultrasonidos o con técnicas radiológicas, como el TAC periférico o el DEXA (único equipo que la Organización Mundial de la Salud considera válido para diagnosticar la osteoporosis).

Falsas informaciones
El hueso se encuentra en gran medida determinado por factores hereditarios, como aspectos raciales y familiares. Pero la calidad y cantidad ósea también depende de otros condicionantes, principalmente de tipo nutricional y por el estilo de vida que lleven a cabo las personas.

El grupo de investigación hace un llamamiento para desmitificar las falsas informaciones que bombardean la vida diaria de los individuos en torno a la alimentación, sobre todo en lo referente al calcio. 

“Tomar calcio es bueno para los huesos siempre que no tomemos más de dos gramos al día. Si ingerimos más cantidad tenemos un mayor riesgo de sufrir fracturas de cadera ya que los huesos se hacen más frágiles” apunta el profesor Juan Diego Pedrera.

Sin embargo, en la actualidad las campañas publicitarias invitan al consumo abusivo de calcio. Se venden todo tipo de lácteos, zumos, margarinas, bebidas… enriquecidas con la idea equivocada de que benefician a la salud cuando por el contrario la pueden perjudicar gravemente. En los hombres, por ejemplo, la ingesta excesiva de calcio multiplica los riesgos de padecer cáncer de próstata.

Esta práctica errónea se extiende a otro tipo de nutrientes, como las proteínas que favorecen la eliminación de calcio por la orina. El exceso de calorías también tiene efectos negativos sobre el hueso, porque sobrecargan el peso que el esqueleto tiene que soportar. 

Juan Diego Pedrera alerta de que “a nuestro juicio, esto sucede por una falta de información adecuada sobre nutrición, derivada a veces por las afirmaciones que hacen algunos productores, falta de credenciales de los proveedores y la inadecuada información/formación nutricional de los profesionales de la salud, que son los responsables de que estas falacias por desinformación se produzcan”.

El Grupo de Investigación “Enfermedades Metabólicas Óseas” recomienda mantener una alimentación adecuada y equilibrada, sin restricciones en ningún grupo de alimentos. No sólo los ricos en calcio, muchos nutrientes tienen un papel fundamental en el desarrollo y mantenimiento del esqueleto como son la vitamina D, el fósforo, el cinc, el cobre, el magnesio…

Además, los hábitos de vida saludables, como son la realización de ejercicio físico moderado y no consumir alcohol ni tabaco entre otros, permiten mantener adecuadamente la salud de los huesos. Por último, el Director de este grupo de investigadores aconseja “la vigilancia anual de nuestra masa ósea para prevenir la aparición de enfermedades como la osteoporosis”.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad