Thursday :: 24 / 04 / 2014

Además COMPRAS | CURSOS | MIRÍADA X | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

La leche de almendras complemento alimenticio para el invierno

Nutricionistas de la Universidad han señalado los beneficios de consumir leche de almendras en invierno, dado su alto contenido graso necesario en épocas frías para mantener el calor corporal.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar PDF PDF Traducir Traducir

La leche de almendras complemento alimenticio para el invierno

La leche de almendras complemento alimenticio para el invierno

También han destacado que el consumo de leche de almendras es un buen alimento para las personas que no toman productos de origen animal, para quienes padecen intolerancia a la lactosa, celíacos e incluso para mantener los niveles de colesterol sanguíneo en niveles recomendables.

La profesora Milagros Mateos del Departamento de Producción Animal, Ciencia y Tecnología de los alimentos del CEU Cardenal Herrera ha señalado que la leche de almendras “bien utilizada” es un buen complemento alimenticio para el invierno “por su alto contenido graso y de carbohidratos”, aproximadamente entre un 14% y un 20%. 

Ese contenido hipercalórico es recomendable en épocas de desgaste físico y en periodos fríos, ya que el metabolismo humano necesita de esas calorías para mantener la temperatura corporal.

Asimismo, Mateos ha señalado que esta leche “es más energética que la leche de vaca u otras leches existentes en el mercado”. No obstante, ha incidido en apuntar que “este producto, no sustituye a la leche de origen animal, puesto que son alimentos distintos con propiedades diferentes, sino que son complementarios en la dieta nutritiva de cualquier persona”.

Mantiene el colesterol, es apta para celiacos, recomendada por su astringencia e indicada para embarazadas y lactantes
Por sus propiedades la leche de almendras ayuda a mantener el colesterol sanguíneo en niveles recomendables como destacan los expertos del Departamento de Fisiología, Farmacología y Toxicología del CEU UCH. Un estudio dirigido por las profesoras Alicia López y Encarna Castillo, concluye que el consumo de la leche de almendras evidencia una tendencia a disminuir los valores de glucemia y colesterol de los pacientes que la consumieron durante un determinado periodo de tiempo.

Entre los beneficios que se derivan de la ingesta de esta leche está el poder ser consumido por las personas que no ingieren productos de origen animal, por celíacos ya que no contiene gluten, y por todas las personas intolerantes a la lactosa.

Por su astringencia como constata la profesora del CEU Cardenal Herrera Milagros Mateos, “está especialmente recomendada en caso de diarreas, acompañada de una buena dieta”. En general es recomendable para los niños lactantes por su alto contenido en minerales y vitaminas B1 y B2 relevantes para el desarrollo del cerebro y la visión del menor.

También los expertos de la universidad CEU Cardenal Herrera la recomiendan para mujeres embarazadas por sus niveles de potasio, fósforo y calcio, siempre y cuando no esté contraindicada en casos concretos. Además es aconsejable en pacientes con cardiopatías o problemas del corazón ya que la leche de almendras posee una cantidad baja de sodio y equilibrada de ácidos grasos mono y polinsaturados, beneficiosos para estas dolencias.

El mejor momento para tomarla
Como han señalado los expertos de la Universidad CEU Cardenal Herrera es recomendable que se consuma “en la parte del día en que se vaya a tener un mayor desgaste físico” y no tanto por la noche “cuando ya no necesitamos alimentos con un aporte energético que no vamos a quemar”.

Los consumidores deben conocer las variadas presentaciones que posee en el mercado. Predominan, como ha destacado la profesora Milagros Mateos, en su presentación diluida “ya mezclada y lista para consumir” o concentrada “a la que hay que añadir la cantidad de agua recomendada en las indicaciones del envase”.

Es aconsejable que no se abuse de este producto y muy importante fijarse en las etiquetas “pues pese a que es una leche baja en azúcares y, por tanto, recomendable para diabéticos o apta para celíacos, a veces se le añaden aditivos que la hacen incompatible con la diabetes u otras enfermedades” ha apuntado Mateos.

La experta del CEU Cardenal Herrera ha aconsejado a los consumidores “ver qué sustancias se le pueden haber añadido en el proceso de elaboración” y, ante todo, “buscar aquella cuya etiqueta contenga la mayor información, como garantía de un mayor nivel de confianza sobre el producto”.

La leche de almendras, al igual que otros productos alimenticios puede mezclarse con café u otras sustancias utilizadas principalmente en el desayuno, pero tal y como aconsejan expertos del Departamento de Tecnología de los alimentos del CEU Cardenal Herrera “hay que tener en cuenta que la adición de azúcar, café o chocolate aportan una energía que se añade a la del producto”. Así pues, para un correcto consumo hay que adaptar la dieta a las calorías que ya se están consumiendo.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad