Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 
Investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria publican en la revista Environment and Behavior un artículo científico en el que explican de qué parámetros depende la conducta de reciclar residuos del hogar y detectan su carácter multidimensional. El artículo está firmado por los investigadores Gonzalo Díaz Meneses y Asunción Beerli Palacio, del Departamento Economía y Dirección de Empresas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Reciclar es importante
Tradicionalmente, tanto en el mundo científico como profesional se entendía que alguien reciclaba cuando, sencillamente, depositaba sus residuos en el contenedor correspondiente. Por ello, todo el esfuerzo de investigación y de promoción de esta conducta deseada se centraba en diagnosticar los elementos facilitadores y las barreras para el desempeño de esta labor pro-ambiental por parte de aquella persona con mayor o menor propensión hacia la misma.

Este perfil objetivo estaba conformado por mujeres jóvenes, de estudios y de rentas elevados. Sin embargo, según se pone de manifiesto en el trabajo, la pauta de reciclar se compone de varias actividades interrelacionadas, las cuales en su inmensa mayoría tienen lugar en el seno del hogar y no siempre son desempeñadas por las mismas personas.

Así, por ejemplo, se ha distinguido el comportamiento de suministrar información acerca del reciclaje a otras personas con las que se convive, iniciar la separación de residuos domésticos en la propia casa, tomar la decisión de que la unidad familiar se haga cargo de esta tarea, encargarse de llevar los materiales de reciclaje al contenedor correspondiente, persuadir o convencer a otros familiares de las bondades asociadas a la recuperación de basuras y vigilar del cumplimiento de la norma de reciclar.

Finalmente, se ha detectado la existencia de la conducta de oposición o de reluctancia a reciclar. Por otra parte, se ha descubierto que cada tipo de conducta presenta un perfil sociodemográfico y psicológico distinto. Así, por ejemplo, mientras la persona que informa suele ser mujer, menor de 60 años, altamente involucrada y concienciada acerca del medio ambiente;

la persona que deposita los residuos en el contenedor no tiene un perfil sociodemográfico específico sino una alta conciencia ecológica;
la persona que persuade suele presentar una edad comprendida entre los 31 y 45 años y estudios universitarios;

del otro lado se sitúa como más reluctante o reacia la persona de 46 á 60 años y que tiene estudios primarios. Estos resultados pueden resultar de interés a la hora de establecer políticas de persuasión mucho más específicas y apropiadas a la conducta concreta que se desee desarrollar y al tipo de la persona que más probablemente manifieste su práctica.

Environment and Behavior es una publicación perteneciente al Social Index Citation, la colección de revistas científicas más prestigiosas en el mundo académico de las ciencias sociales. Dicha revista está editada por la Asociación de Investigación de Diseño Medioambiental (con las siglas EDRA en inglés), cuya sede se encuentra en Estados Unidos y que cuenta con más de tres décadas de publicaciones relacionadas con la interacción del comportamiento humano con el medioambiente.

  • Fuente:


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más