Wednesday :: 30 / 07 / 2014

AdemásCOMPRAS | CURSOS | MIRÍADA X | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

REFRIGERANTES ECOLÓGICOS EN LA JAUME I

Mantener frescos los alimentos en la nevera o encender el aire acondicionado en la oficina puede tener un coste importante para el medio ambiente.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Investigadores de la Universidad Jaume I de Castellón ponen a prueba a los refrigerantes ecológicos.

Los gases que hasta ahora se utilizaban para generar frío (básicamente los llamados HCFC, como el R22) contienen proporciones importantes de cloro, elemento responsable de la destrucción del ozono.

Respetar el medio ambiente
Ahora la ley prohíbe fabricar nuevas instalaciones de refrigeración con estos gases y se han diseñado otros más respetuosos con el medio ambiente, los llamados refrigerantes ecológicos.

Pero las empresas instaladoras aún recelan sobre si los nuevos compuestos se comportan tan bien como los antiguos.

Una duda que investigadores del Área de Máquinas y Motores Térmicos de la Universidad Jaume I de Castellón han resuelto en un estudio que demuestra que estos gases tienen un comportamiento parecido al de aquellos a los que substituyen.

Los investigadores han sometido a los nuevos productos de la familia de los HFC, exactamente el R407C i el R134A, a un ciclo de compresión para estudiar parámetros como la producción de frío y el consumo energético, y han comparado esta información con los resultados obtenidos en el análisis de gases de la familia HCFC utilizados hasta ahora.

R407C
"En el caso del R407C hemos visto que este gas llamado ecológico obtiene el mismo rendimiento y un comportamiento muy parecido al R22. Además, el estudio nos ha permitido descartar uno de los inconvenientes que podría presentar el R407C: la pérdida de eficacia como consecuencia de la posible variación en la composición del gas debido a fugas", explica Joaquín Navarro, profesor responsable del proyecto junto con Ramón Cabello.

"El R407C es un compuesto formado por la mezcla de tres gases en proporciones determinadas y con volatilidades diferentes y, por tanto, un escape en zona bifásica podría variar estas proporciones ya que todos los gases no escaparían en la misma proporción. Pero nuestros análisis han demostrado que este fenómeno no es significativo", añade Navarro.

Efecto invernadero
La preocupación por las fugas no es una cuestión baladí. Aunque los refrigerantes ecológicos no degradan la capa de ozono, sí que contribuyen a la extensión del efecto invernadero (con potenciales 1.700 veces superiores a los del dióxido de carbono en el caso del R407C).

Por ello, los investigadores del Área de Máquinas y Motores Térmicos estudiarán ahora la utilización del dióxido de carbono como posible substituto de los gases usados en la actualidad. "

Queremos estudiar experimentalmente el comportamiento y la tecnología asociada del CO2 como refrigerante, tanto en aplicaciones de frío industrial como en climatización, frente a los compuestos de la familia HFC, ya que tiene la ventaja de no producir más efecto invernadero que el derivado de la energía eléctrica consumida", concluye Joaquín Navarro.

Los resultados del estudio realizado por los investigadores de la Universidad Jaume I han sido publicados este año en las revistas Applied Thermal Engineering y International Jounal of Energy Research.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad