Friday :: 24 / 10 / 2014

AdemásCOMPRAS | CURSOS | MIRÍADA X | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

Las diatomeas, nuevos bioindicadores de la calidad mediambiental del agua en los ríos de Cataluña


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Evaluar la calidad del agua en el río Ebro y en las cuencas interna de Cataluña mediante diatomeas epilíticas como indicadores ecológicos del estado de los sistemas fluviales. Éste es el objetivo científico de los convenios de colaboración firmados por la UB con la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y la Agencia Catalana del Agua (ACA), que serán desarrollados por el equipo del profesor Jaume Cambra del Departamento de Biología Vegetal de la UB.

Las diatomeas son algas unicelulares --clase bacilariofíceas-- que se encuentran ampliamente distribuídas en los hábitats acuáticos marinos y de agua dulce. Se distiguen por la presencia del frústulo -una capa externa de silicio que recubre la célula-- con formas y ornamentaciones muy vistosas que son de interés científico para la identificación taxonómica.

Tradicionalmente, para evaluar la calidad del agua de los ríos se utilizan como bioindicadores los macroinvertebrados y los peces, los bosques de ribera y los análisis físicoquímicos. En el ámbito europeo, las diatomeas son utilizadas habitualmente como bioindicadores de la calidad del agua de los ríos; en relación a Cataluña, hay pocos estudios sobre diatomeas epilíticas como sensores medioambientales.

El equipo del profesor Jaume Cambra estudia desde hace tiempo la calidad del agua de las cuencas de los rios Llobregat, Besòs, Tordera y Foix, gracias a un convenio con la Diputación de Barcelona que està dirigdo por el catedràtico Narcís Prat del Departamento de Ecología. Hasta ahora, se han estudiado más de 80 puntos de muestrep, desde la cabecera hasta la desembocadura de cada río; se han encontrado más de 325 taxones de diatomeas epilíticas diferentes y han sido elaborados 8 mapas de calidad del agua. El muestreo se realiza generalmente durante el verano, cuando desciende el caudal del río y son más elevadas las concentraciones de nutrientes, substancias disueltas, contaminantes, etc.

Los primeros resultados indican que los táxones de diatomeas más abundantes son comunes en las cuatro cuencas: en las aguas más puras, generalmente situadas en el curso alto del río, abundan los géneros Achnanthidium, Cymbella, Gomphonema, Diatoma y Fragilaria. En los puntos más contaminados -curso medio y bajo de los ríos- son más frecuentes los géneros Amphora, Nitszchia y Navicula,entre otros. En relación a la cuenca del río Ebro, está previsto analizar más de 200 estaciones de muestreo, trabajo que se realiza en colaboración con Luc Ector del Centre de Recherche Public Gabriel Lippmann (Universidad de Luxemburgo) y en Cataluña se estudiarán 144 puntos en colaboración con la Universidad de Girona.

En la actualidad, la normativa europea vigente exige el uso de todos los indicadores biológicos (macroinvertebrados, fitobentos, peces, etc) en estudios de calidad mediambiental de sistemas fluviales, y obliga incluso a establecer medidas de de restauración del punto estudiado si alguno de los indicadores no se ajusta a los niveles adecuados.

"A nivel del fitobentos --comenta el profesor Jaume Cambra, miembro de los Centros Especiales de Investigación en Biodiversidad Vegetal (CERBIV) y en Ecología y Gestión del Agua (CEREGA) de la UB- las diatomeas son unos exelentes sensores naturales de la calidad ambiental del medio. Son las algas más abundantes en los ecosistemas fluviales, con una amplia distribución geográfica y gran capacidad de colonizar ambientes de condiciones extremas (medios muy contaminados, ríos de alta montaña, etc).

Son muy sensibles a variaciones y cambios químicos del agua, incluso en condiciones límite para otros organismos. Hoy día existe mucha información de cada taxon, especialmente de las características ecológicas; además, todas las muestras recogidas se pueden fijar y conservar en preparaciones permanentes con resina Naphrax, y ello permite utilizarlas más adelante en nuevos estudios taxonómicos, revisar identificaciones, capturar imágenes digitales, disponer de muestras de referencia, etc".

En concreto, los expertos estudian las comunidades de diatomeas epilíticas o bentónicas bien estructuradas, que viven adheridas a un substrato fijo del río (grandes piedras, etc) y en zonas de máxima corriente de agua. A diferencia de organismos que se encuentran en los sedimentos fluviales, las diatomeas que se fijan a piedras o substratos no absorben los nutrientes depositados en el fondo del río, y son los bioindicadores más indicados y representativos de la composición química del agua que circula.

Para analizar los datos de calidad del agua, se utiliza el programa Omnidia, un software específico para diatomeas, que contiene una base de datos con más de 9000 entradas. Una vez realizado el inventario de especies de una localidad en concreto, se aplica el programa, que asocia cada especie con unas características ecológicas (pH, salinidad y nutrientes, etc). Finalmente, el sistema es capaz de calcular 14 índices diatomológicos diferentes, que son indicativos de la calidad ecológica del agua en el sistema estudiado, y aportan una información homóloga y comparable a la obtenida por otras metodologías de estudio.

La investigación contribuirá a establecer nuevas bases para evaluar la calidad medioambiental a través de las diatomeas, y aportará una nueva herramienta para homologar y consensuar los protocolos de trabajo en el ámbito europeo. También será fuente de datos de interés sobre comunidades de diatomeas de los ríos en Catalunya, y en este ámbito ya destaca el descubrimiento de 6 especies de diatomeas en las cuencas fluviales que hasta ahora no habían sido citadas en la bibliografía científica de diatomeas en Cataluña.

También aportará una nueva colección de flora diatomológica en el país, de gran interés en estudios de biodiversidad, taxonomía, conservación, etc, que complementaría la colección de referencia que ya existe, obra del catedrático emérito de la UB Ramon Margalef, actualmente depositada en el Instituto Botánico de Barcelona a Montjuïc.

En el futuro, uno de los objetivos del equipo será mantener la continuidad de los estudios de calidad de sistemas fluviales mediante diatomeas y garantizar un mejor conocimiento de la evolución de los sistemas naturales en el tiempo, y en otra linea de actuación, poner en marcha el proyecto Flora ibérica de las algas continentales, en el marco de un proyecto actualmente financiado por el Ministerio de Medio Ambiente.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad