Monday :: 21 / 04 / 2014

Además COMPRAS | CURSOS | MIRÍADA X | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Noticia

Investigadores de la UPNA diseñan una estructura de protección al vuelco para tractores inscritos con anterioridad a 1978


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar PDF PDF Traducir Traducir

Investigadores de la Universidad Pública de Navarra dirigidos por la profesora Carmen Jarén Ceballos del área de Ingeniería Agroforestal del departamento de Proyectos e Ingeniería Rural están trabajando a instancias del Instituto Navarro de Salud laboral, INSL, en el diseño de una estructura de protección al vuelco para tractores fabricados antes de 1978.

Con este trabajo se pretende reducir una de las causas de mayor siniestralidad en el mundo agrario, como expresa la profesora Jarén. "No hay más que leer los periódicos para ver como cada cierto tiempo un agricultor muere aplastado por el vuelco de su tractor. La estadística con la que trabajamos señala que en España se producen al año entre 40 a 60 muertes por esta causa, correspondiendo a Navarra el 1% aproximadamente".

La incidencia del problema sin embargo, es todavía mayor. "Hay que tener en cuenta que estos son los accidentes mortales pero luego están los graves y los leves, de estos últimos no se suele informar entre otras causas porque no se cobra subsidio.

E incluso alguno con resultado de muerte tampoco quedan registrados como accidentes laborales ya que el 65% de los trabajadores del sector agrario tienen régimen de seguridad Social por cuenta propia, o porque se producen en personas mayores ya jubiladas o en personas que ejercen estas actividades como ocio por lo que no cotizan. De ahí que las estadísticas que manejamos estén muy por debajo de la realidad".

En todo caso, explica la profesora Jarén la no-existencia de una estructura de protección al vuelco en los tractores aumenta el índice de mortalidad en los accidentes por vuelco de tractores en el mundo agrario. "El 40% de los accidentes se debe a la maquinaría agrícola y de esos, el 50% es por el uso del tractor. Y además el 60% de los accidentes mortales son por vuelco del tractor".

Más de 1300 en Navarra

Se trata de tractores que no cuentan con protección al vuelco. "Estas estructuras son obligatorias desde el año 1978 por lo que el diseño de la cabina en la que nosotros trabajamos está encaminado a los tractores fabricados con anterioridad".

Sin embargo, como en la agricultura los tractores se mantienen durante muchos años, "hay todavía muchos tractores. Así en Navarra hay censados unos 1.300 de estas características, el mayor número en la comarca de la Ribera Baja, aunque probablemente haya más, ya que algunos se dan de baja en el censo de maquinaría porque no salen de la finca. De ahí que nosotros estimemos que puede haber del orden de 2.000".

La entrada en vigor este próximo mes de diciembre de una normativa europea que obliga a estos tractores a ser dados de baja, sin embargo, no va a solucionar el problema en opinión de la profesora Jarén. "Lo ideal sería que fueran a la chatarra, lo que pasa es que con los pies en el suelo sabemos que eso no se va a hacer, y que aunque los agricultores los darán de baja en el censo de maquinaría agrícola, seguirán utilizándolos en el interior de sus fincas".

Conscientes de este problema, el Instituto Navarro de Salud Laboral se dirigió al grupo de investigadores dirigido por la profesora Jarén con el que ya habían colaborado en otro tipo de trabajos. "Nos pidieron que estudiáramos una posible estructura de protección al vuelco que se pudiese adaptar a estos tractores. Además tenía que ser barata con el fin de que el precio no fuera un handicap para los agricultores y relativamente fácil de instalar para que en los propios talleres locales de los pueblos se pudiera hacer".

Con este cometido comenzaron a trabajar el equipo formado por la citada profesora Jarén y los también profesores de la Universidad Pública de Navarra Pedro Arnal, Ignacio Arana y Lázaro Gimena, en continua colaboración con los técnicos del Instituto Navarro de Salud Laboral, Carmelo Pérez de la Raya y Javier Eransus.

El primer trabajo consistió en llevar a cabo una estadística de los modelos de tractores "que con más frecuencia nos íbamos a encontrar aquí en Navarra, con el fin e conocer sus características y dimensiones". Una vez conocidos estos datos, se pasó a la fase de diseñar este sistema antivuelco. "Ahora estamos diseñando el prototipo. Después haremos los cálculos de la estructura.

Para dicho trabajo nos apoyaremos en herramientas informática tales como los programas CAD y CATIA y ahí terminaría nuestra labor". Después "la idea del Instituto Navarro de Salud Laboral es ofrecer el prototipo, para que se instale en los tractores que no dispongan de estructuras de protección sin grandes complicaciones y sin que ello suponga un gran desembolso económico".

Campañas de sensibilización y formación

Insiste la profesora Jarén en la importancia de estas estructuras de protección al vuelco para la reducción de los accidentes. "Con estas estructuras disminuye el índice de mortalidad por vuelco. Lo que ocurre es que incluso en tractores que disponen de ellas, no se conservan en las condiciones adecuadas. Así suele ser muy frecuente que te compres un tractor con estructura de protección al vuelco, y como no te entra por la puerta de las bajera cortes la cabina para que pueda entrar con facilidad. De esa forma ya no cumple las condiciones de resistencia para lo que esa cabina fue ensayada. Incluso algunos eliminan de sus tractores pequeños el arco de protección que llevan que cumple esta función, porque les estorba para pasar entre los árboles, o para trabajar dentro de los túneles. Otra práctica habitual entre los agricultores es ir con la puerta abierta.

En estas ocasiones, en caso de vuelco el tractorista puede salir despedido de la cabina y durante el vuelco quedar atrapado debajo del tractor. En un accidente de este tipo, la zona más protegida es la que en condiciones normales ocupa una persona adulta sentada en el asiento. Fuera de esta zona de seguridad de poco sirve la cabina".

Otra de las causas de accidentes más frecuentes es la presencia de niños dentro de las cabinas. "Suele ser bastante frecuente el atropello de niños que van en los tractores porque es muy atractivo para ellos. Pero las cabinas están pensadas para llevar a una sola persona y en caso de vuelco solo protegerá a la que ocupe la zona de seguridad".

Conscientes de esta problemática, el Instituto Navarro de Salud Laboral lleva a cabo otras actividades en materia de sensibilización y formación. Entre éstas destacan los cursos en torno a la prevención de riesgos laborales en el sector agrario o las jornadas que el próximo mes de marzo, por segundo año consecutivo se van a celebrar en la Universidad Pública de Navarra, con el lema "Formarse es ampliar lo conocido y conocer es prevenir" y que llevan por título "Jornadas sobre la seguridad laboral en el sector agraria: tractores y máquinas forestales".

Además el Instituto Navarro de Salud Laboral ha editado diversas guías y manuales sobre este tema. "Tanto desde el INSL como desde mi perspectiva creemos que hay que actuar en distintos frentes y uno de los más importantes es el de la información y la formación". Todas estas acciones hacen que Navarra sea pionera en esta área de prevención de riesgos. "Sin embargo creemos que es necesario seguir haciendo hincapié en la importancia de estos temas ya que en el sector agrario pecamos todos de un exceso de confianza. Y esto se manifiesta también entre los agricultores más jóvenes quienes dicen `toda la vida hemos llevado el tractor y nunca nos ha pasado nada". Pero si un día pasa, puede ser con consecuencias muy graves".







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad

Publicidad