Noticias

175 millones de jóvenes no pueden siquiera leer una frase

      
Autor: Shardayyy  |  Fuente: Flickr

La escolarización es fundamental para promover una mayor exclusión social, disminuir el riesgo de pobreza y asegurar un futuro más próspero entre los jóvenes. Sin embargo, aún existen muchos jóvenes que no tienen acceso a una formación. Concretamente, de los 650 millones de niños en el mundo, 250 millones no reciben una educación, 58 millones directamente no pueden ir a la escuela y 175 millones de jóvenes no son capaces siquiera de leer una frase. Así lo asegura el nuevo informe de la organización no gubernamental (ONG) jesuita Entreculturas

 

 

Lee también


» Los 10 retos que el mundo deberá enfrentar en 2015
» UNESCO: 58 millones de niños en el mundo no tienen acceso a la educación
» El 24,4% de los jóvenes españoles no estudia ni trabaja

 

 

Educar para prevenir el traspaso de la pobreza entre generaciones

El documento, titulado "Inclusión y Equidad", afirma que muchos jóvenes directamente no pueden comenzar sus estudios o se ven obligados a abandonarlos más adelante por una situación familiar de extrema pobreza, escenario muy común especialmente en las niñas, que al cumplir 13 se ven forzadas a abandonar para convertirse en amas de casa.

 

 

El Coordinador de Cooperación Internacional de Entreculturas, Ramón Almansa, sostiene que "la educación es la forma de sacar a la gente de la pobreza y que ésta no se transmita de generación en generación", motivo por el cual es clave contar con el apoyo de los padres para formar a las nuevas generaciones.

 

 

¿Por qué los niños no asisten a la escuela?

Entre los principales factores de incidencia en las posibilidades de formarse son la pobreza, el lugar de residencia, el género, el idioma, la etnia o la discapacidad. Asimismo, existe un alto volumen de niños que, a pesar de haber acudido a la escuela, no han recibido una educación que les permita desarrollar competencias básicas como leer, escribir o hacer operaciones matemáticas sencillas. 

 

 

Actualmente, de los 7.000 millones de personas en el planeta, 1.300 viven en condiciones de pobreza extrema, con menos de US$1 diario. En el extremo opuesto, el 1% de la población mundial concentra el 50% de la riqueza mundial, y el 70% vive en países donde la desigualdad ha crecido en lás últimas 3 décadas. Este desajuste social y económico es especialmente notorio en América Latina, donde si bien los niveles de cobertura educativa son mejores a través de ayudas sociales, la brecha entre ricos y pobres se ha ampliado. 

 

 

La barrera idiomática es real para muchos y complejiza el acceso a la educación, como ocurrió con los indígenas mayas, que representan el 44% de la población de Guatemala, y cuya lengua, el "kiche", no era contemplada en el sector educativo. Sin embargo, recientemente el país ha evolucionado y "se ha adaptado a nosotros y no nosotros a él; ése ha sido el acierto", sostiene Luis Hipólito Ordoñez, indígena maya guatemalteco.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.